La traición de Tsipras

Como twitter es muy corto voy a explayarme un poco aquí de cara a explicar porque creo que Tsipras ha cometido una traición al pueblo griego, y por lo tanto, al margen de cuales sean las causas, es un traidor.

Situación inicial:

Solo quiero destacar tres obviedades.

1 – Grecia era y es el rival más débil, bueno en realidad los hay aun más débiles entre los últimos llegados a la UE pero muy pequeño en todo caso para poner en duda que no hay alternativa al modelo de saqueo capitalista y por lo tanto el orden europeo.

2 – Creo que al margen de muchas ficciones la mayoría somos conscientes de la dependencia de la UE. En los países de sur se crea una situación paradójica, somos conscientes de que se nos lleva aplicando una especie de plan Plan Morgenthau, un proceso de desindustrialización a cambio de una moneda fuerte que nos permite importar materias primas y productos en un mercado global ultracompetitivo.

Es un proceso como el de la burbuja inmobiliaria, una falsa riqueza que se convierte en deuda creciente pero que es muy difícil de parar, cada vez te entrampas más, dependes más de que continúe el crédito y romper con eso, ya sin capacidad de crear riqueza propia, es realmente complicado.

3 – España es Grecia, y no hablo del clima ni del trato de la gente, ambos países somos colonias dependientes del BCE y ninguno estamos preparados para salirnos sin grandes traumas del Euro, sin ninguna industria y con un mercado internacional de la energía al que debe ser imposible acceder sin acuerdos previos, arrancando además con una moneda totalmente devaluada.

Este punto me parece fundamental, al hablar del golpe de estado en Grecia más que valoraciones éticas sobre los distintos actores deberíamos plantearnos. Somos Grecia ¿Cuál es el plan si queremos levantar la cabeza?

Camino a la independencia:

Es normal que los esclavos tengamos miedo, más aun cuando a pesar de la creciente precariedad sabemos que hay esclavos que lo pasan mucho peor. Tal vez por eso fue tan refrescante la amplia victoria de Syriza y ver como ésta empezaba a dar pasos que desafían al amo, hubo cambios visibles que hacían que muchos tuviéramos esperanza.

En nuestro tiempo, en los países que somos colonias, tenemos decisiones importantes que tomar. Si la nueva política es democratizar esas decisiones y hacerlas colectivas lo primero que deberíamos hacer es plantear las preguntas correctas. Esto parecía el referendum, en un proceso de negociación en que se ven obligados a ceder más y más llegan a un punto “inaceptable”. Frente a claudicar o romper hizo un gesto de lo más audaz que se ha visto en la política europea en muchos años, preguntar a los griegos y doblemente sorprendente, no preguntarle para legitimar la claudicación sino llamándoles a ponerse en pie, a decir no.

Captura de pantalla de 2015-07-17 15:47:47Puede decirse que Tsipras defendió que era una postura para negociar con más fuerza pero desde dentro de la permanencia de Euro y es cierto, pero esa postura negociadora se basaba evidentemente en la posibilidad de decir no, de romper, pues aunque también es cierto que Grecia iba a salir muy dañada del Euro no es cierto que no pueda hacer daño. Romper con la ficción de la deuda supondría un gran varapalo para las cuentas europeas.

Comparto que antes que la economía la principal preocupación del capital era de carácter ideológico, que lo que estaba en juego era la posibilidad de contagio para los pueblos de las colonias, eso que teme tanto Tusk, la dignidad. Negociar con la fuerza del referéndum era un órdago difícil de tragar para Europa y simplemente me resulta increible creer que las escusas de Tsipras son ciertas, que creyó que después del referéndum iban a ser clementes en vez de más vengativos.

La traición de Tsipras:

Y pasó el referendum y más del 61% de los griegos dijo #Oxi a la sumisión. No jugaré a meterme en sus cabezas pero la pregunta era clara y por si quedaba cualquier duda en la reunión del eurogrupo escenificaron a fondo que si se quería seguir en el Euro tenía que ser en peores condiciones que las que había en el último acuerdo. Tendrá razón Tsipras cuando dice que no había posibilidad de nada mejor dentro de la UE pero es que ya había preguntado por un acuerdo y tenía el no del pueblo.

En el fondo lo fundamental no son las auténticas razones, puede que sea cierto que Tsipras simplemente lanzó un órdago sabiendo que no tenía ninguna opción, que fue “crucificado” en la reunión y que tras 15 horas de presiones acabó derrotado, pero eso no cambia el hecho de la Traición. No solo eso, si no veía otra opción y las únicas políticas posibles las impone la UE simplemente no tiene sentido seguir de presidente, incluso para firmar la rendición.

Sean cual sean las razones veo dos resultados claros.

1- Debilidad de la izquierda, no solo allí sino en toda europa. Si el plan de Tsipras era esperar a noviembre a un posible cambio de gobierno en España pocas maneras de sabotearlo mejor que los pasos que ha dado. El mensaje que ha lanzado es transparente, no podemos llegar más allá que ninguno de los otros partidos burgueses.

2- Fortaleza de la ultraderecha, Y podemos escandalizarnos cuanto queramos, pero ¿Qué tiene de raro que un griego que se vea más machado aun por el tercer rescate diga “si esto es la extrema izquierda es que con esos no hay nada que hacer”?

CJ3wAoZW8AAv99t

Mirar al futuro:

Se dice que todo el episodio del #Greekment y del #ThisIsACoup ha servido para desvelar la realidad de la política alemana, que ha dilapidado su capital político mostrando que no lidera Europa con la zanahoria sino con el palo y seguramente sea cierto. Pero más se ha desvelado que el gobierno más sólido para oponerse a esa dictadura era plástico y no tenía más que ofrecer que sus predecesores.

A pesar de esta decepción alguno no creemos que lo institucional sea una tabla rasa donde siempre se repite lo mismo, pero es imprescindible aprender de los errores y sobre todo plantear claramente a la gente que posición tiene y se va ha defender, al menos si queremos evitar que tengan siempre razón los que dicen que las instituciones no sirven para nada. Todo candidato que llame a la transformación social tiene que responder a las preguntas ¿Creemos en que tenemos la capacidad de librarnos de nuestras cadenas? ¿Asumimos el precio de la lucha? ¿Estamos dispuestos a abandonar la UE con todo lo que representa? A la postre, si no estamos dispuestos a luchar, casi mejor que gestione nuestras migajas un muñeco obediente como Rajoy o Pedro Sánchez que no hacer el paripé para soliviantar al amo.

Cuatro artículos que me parecen clarificadores sobre el tema:

1- Syriza se ha rendido, es el momento de reforzar las resistencias populares de Theodoros Karyotis

Gran análisis de todo el proceso y de donde deja la situación a los activistas.

2- Un activista en la corte del rey Tsipras Entrevista de @Hibai a Manos Manousakis. Ex-secretario de Estado del Ministerio de Economía de Grecia.

3- Entrevista a Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo Interesante entrevista de la que destaco los miedos que tiene el enemigo.

4- Un nuevo Versalles pero con Alemania como ejecutor de @guerraeterna sobre el golpe de estado

Leave a Reply

  

  

  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies